Cuando un oficial de policía en Australia detuvo a un conductor por exceso de velocidad, el policía descubrió que el conductor tenía una muy buena excusa: acababa de luchar contra una serpiente venenosa y corría hacia el hospital.

El hombre tuvo que luchar contra la serpiente con su cuchillo y cinturón de seguridad mientras la serpiente mortal trataba de morderlo y atarle la pierna. Míralo describir el encuentro en el video a continuación.






El conductor estaba conmocionado, pero afortunadamente no había sido mordido por la serpiente venenosa, a pesar de los intentos de la serpiente.