¿Sabías que las anguilas eléctricas no son en realidad anguilas? A pesar de sus cuerpos de anguila, en realidad son una especie de pez cuchillo nativa de las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco. Pero, si ya lo sabía, probablemente no sabía que las anguilas eléctricas son capaces de un poderoso ataque de salto que les permite entregar una descarga aún más poderosa. En la Universidad de Vanderbilt, el biólogo Kenneth Catania hizo este descubrimiento inusual y fascinante.

Verá, cuando las anguilas eléctricas están en el agua, su impacto no es muy efectivo contra los depredadores terrestres. Cuando las anguilas eléctricas emiten electricidad, su impacto se disipa a su alrededor y pierde su potencial dañino. Como resultado, podrías meter la mano en el agua detrás de la anguila y no sentir nada. A las anguilas eléctricas no les gusta esto.



Ken Catania, de la Universidad de Vanderbilt, deja que una anguila pequeña le golpee el brazo mientras sostiene un dispositivo que diseñó para medir la fuerza de la corriente eléctrica.


Para combatir este dilema, las anguilas eléctricas empuñan su arma más poderosa: su barbilla mortal. Al saltar del agua a un depredador potencial, presionan su poderosa barbilla contra los apéndices de su atacante y se deslizan lo más arriba posible del cuerpo de su atacante. Esto les permite dar un golpe devastador que hará que un depredador olvide su hambre en un latido (es decir, una vez que el corazón del depredador vuelva a latir después del golpe).

Curiosamente, este no es el único método que utilizan las anguilas eléctricas para aumentar la eficacia de su producción eléctrica. También pueden acurrucarse para conectar su mentón positivo y su cola negativa para aturdir y / o matar a sus presas.



La moraleja de la historia? No te metas con las anguilas eléctricas. Incluso si crees que estás a salvo fuera del agua, estos impactantes peces encontrarán la manera de lastimarte, si intentas lastimarlos. Si no nos cree, solo observe cómo esta anguila eléctrica mata a un caimán hambriento: