Imagen: Boštjan Burger vía Wikimedia Commons

Esta es una salamandra acuática fascinante que vive escondida en cuevas oscuras en toda Europa, y la mayoría de la gente probablemente nunca haya oído hablar de ella.



El olm, oProteus anguinus;reside en los arroyos subterráneos de cámaras de piedra caliza en cuevas ubicadas a lo largo de los Alpes Dináricos, una cadena montañosa que se extiende desde Italia hasta Kosovo. Su población se concentra principalmente en la cuenca del río Soča de Eslovenia.



Estas criaturas parecidas a serpientes a menudo se llaman 'peces humanos' debido a su coloración, que se asemeja a la piel de las personas caucásicas. Sus cuerpos parecidos a serpientes crecen hasta un pie de largo, con una aleta rosada única y branquias externas que les permiten vivir completamente bajo el agua.

El encantador Olm tiene dos características asombrosas: la capacidad de vivir más de 100 años y la capacidad de cazar con súper sentidos utilizando campos eléctricos.



Imagen: Arne Hodalič via Wikimedia Commons

Esta salamandra de agua es esencialmente ciega, siendo la vista un rasgo innecesario para la vida en la completa oscuridad de sus hábitats nativos. Como resultado, la criatura ha desarrollado supremamente otros sentidos, incluidos el oído agudo y el olfato.

El cuerpo del olm contiene muchos receptores sensoriales que sirven como su fuerza vital primaria, aunque lo más interesante es la presencia de electrorreceptores. Estas células especializadas permiten al olm detectar campos eléctricos emitidos por otros animales y los científicos sugieren que son un mecanismo por el cual la salamandra se orienta cuando busca presas.



Investigadores de la Universidad de Lyon han estado analizando estos animales únicos y han determinado que su esperanza de vida promedio es de alrededor de 69 años, y los olms más viejos viven hasta los 100 años o más.

Esta asombrosa estadística no puede atribuirse a asociaciones normales con el antienvejecimiento, incluido el metabolismo lento y la protección contra los radicales libres. Si bien es necesario realizar más investigaciones antes de descubrir la razón de sus vidas prolongadas, el tiempo es esencial. El cambio de hábitat debido al impacto humano, resaltado por la lixiviación de contaminantes químicos en los hábitats nativos del olm, los ha hecho vulnerables a la extinción.

Vídeo:

MIRA A CONTINUACIÓN: El gran tiburón blanco ataca el bote inflable